Una inoportuna caída durante la última etapa de la Titan Desert ha dejado a José Manuel Alonso sin poder alcanzar el objetivo con el que acudía a esta exigente prueba deportiva, que no era otro que finalizar entre los diez primeros de la categoría M40. “Lo hubiera conseguido si no llega a ser por una penalización de 5 horas que me relegó a la posición 33. Al final, empleé un tiempo de 35 horas 26 minutos y 46 segundos y, sin la penalización, hubiera terminado en 9º posición”, explica Alonso.
A pesar de todo, el corredor santenderino está muy contento de su paso por Marruecos, “ha sido muy especial volver al desierto después de la pandemia, llevabámos casi dos años esperando este momento”. Según sus palabras, esta edición ha sido una de las más duras, con las primeras etapas discurriendo por alta montaña y una segunda parte adentrándose en el desierto.
Alonso está más que orgulloso de su progresión durante los seis días de competición, “ha sido una satisfacción verme competitivo y compartir carrera con corredores del nivel de Sylvain Chavanel o Melcior Mauri”.