La quinta jornada de la Liga Plenitude ASOBAL llega este sábado a las 18:30 a Torrelavega con un duelo muy emocionante entre el Bathco BM Torrelavega y el Recoletas Atlético Valladolid. Un enfrentamiento entre dos aspirantes a temporadas muy ilusionantes, dadas sus trayectorias recientes y la composición de sus plantillas.

Los naranjas disputan su segundo partido consecutivo en casa inmersos todavía en la ola de sensaciones del pasado domingo. La victoria ante Rebi BM Cuenca no solo ha espoleado los ánimos de una afición ya envalentonada de por sí, sino que también ha venido a reforzar el trabajo diario y semanal del equipo de Álex Mozas. Más allá del resultado, la forma en la que se deshizo del subcampeón liguero supuso ese golpe de efecto que venía requiriendo el grupo.

La vuelta a las pistas de Adrián Fernández y la recuperación de jugadores tocados como Dani Ramos o Javi Muñoz se unen a un cóctel donde Carlos Calle e Isidoro Martínez están destacando como ingredientes principales. Especialmente el leonés, MVP de la pasada jornada y candidato a mejor jugador del mes de septiembre.

Frente a todo eso, un Recoletas Atlético Valladolid al que este año sí parece encajarle el puzle. Tras varias temporadas con mejores proyectos que resultados, el equipo de David Pisonero ha firmado un gran arranque de liga. Dos victorias iniciales contra rivales con los que tocaba ganar siempre que se quiera aspirar a cotas más. Tras ello, una gran puesta en escena en Artaleku, donde cayó por 4 goles, y la visita del Barcelona en la jornada 4, con el resultado final de 31 – 42.

Calendario casi idéntico al torrelaveguense y mismos 4 puntos en la clasificación. Experiencia y juventud se combinan en unos Gladiadores Azules con un plantel más que interesante. Toledo, D’Antino, Freitas o Lima potencian un producto nacional de muchos quilates en forma del pivote Álvaro Martínez, el central Alejandro Pisonero o el lateral Pablo Herrero. Todo ello protegido por una pareja de míticos en la liga como César Pérez y Yeray Lamariano.

Los duelos entre cántabros y pucelanos se saldan con dos victorias para cada uno. Ambos partidos en Torrelavega son bien recordados por todos. El primero supuso un estreno amargo en la élite, con los visitantes aguando la fiesta naranja. El segundo, la temporada pasada, desató el éxtasis en el Vicente Trueba con un gol sobre la bocina de Adrián Fernández que daría comienzo a una racha de ocho victorias consecutivas. En esta ocasión, gigantes y gladiadores escribirán una nueva historia, a partir de las 18:30 y bajo la atenta mirada de los colegiados Miquel Florenza y Jordi Ausás.